Territorio de placeres y de tinieblas, mi cuerpo es la casa de mi voz, mi «habitación propia». Es lo que me hace más real. Porque lo toco, porque lo veo, porque lo siento. Mientras mi cabeza me aleja a pasados ​​remotos o futuros inexistentes, mi cuerpo permanece presente. Siempre.
De la unión de las células sexuales de mi padre y de mi madre empezó a existir, tan orgánico como una semilla que crece buscando la luz para desarrollarse y me admira como de aquella unión se fue formando a él mismo con la pulsión de la vida, que siempre empuja hacia la vida … hasta la muerte. Pura creatividad.
Desde esos nueve meses de formación intrauterina, de ir creando tejidos y órganos, sentidos y venas, musculatura y piel es ya un pequeño sistema. No necesita demostrar nada, ni ser mejor ni peor, ni tener una forma óptima … simplemente ES.
Tiene una memoria tan inmensa como la extensión de su piel, esta membrana que es al mismo tiempo el límite y el contacto con el mundo. Cada vivencia, susto, emoción, caída, ha dejado en él una cicatriz, una herida, una forma, un recurso, un aprendizaje.
Me cuestiono cuál es la relación que he tenido con mi cuerpo a lo largo de la vida y reconozco que he crecido juzgándolo, reprimiendo sus deseos y exigiéndole que sea diferente, al tiempo que lo he amado, lo he cuidado, lo he disfrutado y me ha admirado su capacidad creativa.
La conciencia corporal me ha ayudado mucho a deshacer nudos de tensión, emociones bloqueadas, rabias no expresadas, y acercarme cada vez más a mi esencia. Cuanto más SOY CUERPO, más completa me siento, más presente estoy en mi vida, más conectada con mi intuición.
Y siento que mi cuerpo es materia-vida que ha crecido sobre un sustrato más vasto, que guarda mucho más que mis propias experiencias, pues también contiene una memoria más amplia, la de mi sistema familiar. Cuando mi madre se estaba formando en el útero de mi abuela, ya tenía todos sus óvulos. Por lo tanto, el óvulo del que yo vengo, vivió en mi madre y en mi abuela. Toda la información emocional, consciente o no, fruto de sus vivencias está registrada desde el origen en mi cuerpo, y hacerme consciente de esta realidad me ayuda a poner orden e integrar, averiguar y clarificar de dónde vengo y a separar lo que ellas vivieron lo que yo vivo, haciéndome así más presente en mi vida.
 La desconexión que podemos sentir de nuestros cuerpos puede ser fruto de los sufrimientos vividos por nosotras mismas o por nuestras antepasadas, que nos han hecho disociarnos, separarnos del sentir corporal con la intención positiva de no sentir dolor. Y me pregunto… cuando corremos en la vida, cuando vamos estresadas, cuando nos sobrecargamos de cosas que hacer… ¿puede que estemos huyendo de nuestros cuerpos para no conectar con el dolor, con la tristeza, con el miedo, con la rabia, con el vacío, con las pérdidas?
Es una paradoja, porque de hecho nos volvemos a conectar con nuestro cuerpo, cuando nos reclama la atención a través del dolor. Queremos tapar lo que nos hace sufrir, y el cuerpo nos hace entrar en contacto con ello por la vía del síntoma corporal. Poder investigar estas migraciones de nuestro propio cuerpo, con cuidado, en un espacio seguro aporta calma, sentido vital, comprensión de nuestra construcción, bienestar interno.
En terapia a menudo entramos a trabajar a través de las sensaciones corporales. Es una vía directa a informaciones que nuestra mente no puede rescatar precisamente porque fueron excluidas con el objetivo de no sentir dolor. Y fueron excluidas porque en su momento no tuvimos recursos para gestionar el dolor o no nos sentimos acompañadas en nuestras necesidades. En el espacio terapéutico tenemos la oportunidad, la seguridad y el acompañamiento para poder destapar ese sufrimiento y no sentirnos solas, y ver también que aquel sufrimiento ya pasó y que ahora estamos en otro lugar y tenemos nuevos recursos. Y este proceso es realmente liberador, para nosotras y para nuestros cuerpos.
¿Estas en contacto con tu cuerpo? ¿De qué forma? ¿Como te relacionas con él? ¿Sientes que atiendes a sus necesidades? ¿Qué siente tu cuerpo en este momento?